fb track
Buscar
close
Photo ©Ramiro Castro Xiques
Ponte Vecchio en Florencia
La primera vez en Florencia, lo que puedes visitar
Pequeña guía de cosas que no hay que perderse cuando se visita Florencia por primera vez

Siempre hay una primera vez para todo, o casi todo, en la vida, y lo más probable es que también  lo sea para visitar Florencia. Cuando esto suceda habrá muchas cosas que querrás hacer y ver por qué la ciudad tiene realmente mucho que ofrecer. En este artículo  te proponemos una pequeña guía para descubrir Florencia entre plazas y monumentos para explorar, museos para ver y delicias para degustar.

El corazón de Florencia: Plaza del Duomo, tu viaje comienza aquí
Cúpula de Brunelleschi, Plaza del Duomo de Florencia

Partimos de la plaza más famosa de Florencia. La primera vez que pones un pie en la Plaza del Duomo sentirás muchas emociones, basta con mirar desde cualquier rincón para encontrarte ante el espectáculo único de la cúpula de Brunelleschi, imponente y majestuosa. En el momento de su construcción era la más grande del mundo y aún hoy, casi 600 años después, sigue siendo la mayor cúpula de ladrillo jamás construida. Su realización se completó en el 1436. 

Pero el Duomo y su cúpula no son las únicas bellezas que encontrarás en esta magnífica plaza, justo delante de sus escalones se encuentra el Baptisterio de San Giovanni. Una pequeña joya arquitectónica, en siglos pasados fue aquí donde se tomaba juramento a caballeros y poetas. Un velo de misterio cubre sus orígenes, inicialmente se pensaba que se había erigido sobre las ruinas de un antiguo templo dedicado al Dios Marte, una teoría que fue abandonada después del descubrimiento de los hallazgos arqueológicos durante el siglo XIX. 

También en la Plaza del Duomo se encuentra el campanario de Giotto: con casi 85 metros de altura y 15 metros de ancho, es un testimonio vivo de la arquitectura gótica florentina del siglo XIV. Al acercarse a su base, te asombra los mármoles blanco, rojo y verde que lo cubren. Como su nombre indica, la construcción del campanario fue iniciada por Giotto en el 1334. Cuando murió en el 1337, los trabajos continuaron bajo la dirección de Andrea Pisano.  

Se puede visitar el Baptisterio, el Campanario de Giotto y la Cúpula de Brunelleschi y para esta última la reserva es obligatoria, junto con la compra del billete.

El Gobierno de la ciudad: Plaza de Señoría
Plaza Señoría- Credit:  Museo Galileo - Marco Berni

Esta plaza representa, y ha representado a lo largo de la historia, el corazón político de Florencia. Apenas llegado sorprende inmediatamente su particular forma en L, esta conformación se remonta a la segunda mitad del siglo XIII, cuando el partido Güelfo, una vez recuperado el control de la ciudad, decidió arrasar las 36 casas de los rivales Gibelinos presentes en la plaza, dándole así esta particular forma.  

En la Plaza del Duomo se pueden ver el Palacio Viejo, la Logia de los Lanzi y la Fuente de Neptuno. Empecemos con el primero que es la sede del gobierno de la ciudad desde hace siglos. De hecho, entre los años 1865 y 1871, fue también la sede del Parlamento del nuevo Reino de Italia. El palacio no siempre ha sido llamado así, con el paso de los siglos ha tenido diferentes nombres: Palacio de los Priores, Palacio de Señoría, Palacio del Duque, fue finalmente nombrado Palacio Viejo en el 1565, cuando la corte del Duque Cosimo I se trasladó a la nueva sede del Palacio Pitti. Son numerosos los artistas que han trabajado en su interior a lo largo de los siglos y han contribuido a enriquecerlo con preciosas obras de arte: Agnolo Bronzino, Ghirlandaio, Giorgio Vasari, Michelangelo Buonarroti, Donatello y Verrocchio, sólo por nombrar algunos. Ha sido objeto de muchas renovaciones durante siglos, hoy es la sede del Municipio de Florencia.

Frente al Palacio Viejo se encuentra la Logia de los Lanzi, un verdadero museo al aire libre, donde se pueden admirar grandes obras maestras como el Perseo de Benvenuto Cellini y el Rapto de las Sabinas de Giambologna. 

Siempre en la plaza, es imposible no quedarse encantado con la Fuente de Neptuno, realizada por Bartolomeo Ammannati e inaugurada en el 1565 con motivo de la boda entre Francisco I de los Medici y la Gran Duquesa Giovanna de Austria. En el interior del Palacio Viejo se puede leer todavía una placa del 1720 con las normas que deben respetarse para el uso de la fuente, donde está escrito que está prohibido "hacer cualquier tipo de suciedad, lavar tinteros, paños o cualquier otra cosa en ella o tirar madera u otra suciedad". En memoria de las costumbres antiguas.

A pocos pasos de la Plaza de Señoría merece la pena visitar el Ponte Vecchio, uno de los símbolos de la ciudad y el más antiguo paso del río Arno. Su primera versión probablemente corresponde al período de la fundación romana, luego fue reconstruido en el 1345 por Taddeo Gaddi o Neri di Fioravante. Desde el 1593 en el puente se encuentran orfebrerías y joyerías. Por lo tanto, es una meta perfecta para un día de compras.

Plaza Michelangelo y la vista de Florencia
Vista desde la Plaza Michelangelo

Si existe un lugar desde el cual se puede admirar Florencia en todo su esplendor es la Plaza Michelangelo, desde aquí se puede disfrutar de una sorprendente vista de la ciudad. Al llegar a la plaza, que está situada sobre una colina ligeramente al sur del centro histórico, te encontrarás frente a una copia en bronce de la obra monumental del David de Michelangelo.

Plaza Michelangelo, como la vemos hoy, fue diseñada por el arquitecto Giuseppe Poggi en el 1869, quien quiso rendir homenaje al gran artista del Renacimiento exponiendo varias copias de bronce de sus obras. El proyecto inicial también incluía una logia que tenía que ser la sede de un museo con las obras de Michelangelo, el museo nunca se construyó y en su lugar se encuentra ahora un restaurante panorámico. Se puede llegar fácilmente a la Plaza con el transporte público o, para quienes desean dar un paseo cuesta arriba, a pie.

La Galería de los Uffizi y los principales museos de Florencia
Galería de los Uffizi- Credit:  Dalibro

Adyacente a la Plaza de la Señoría se encuentra el más famoso complejo de museos de Florencia y conocido en todo el mundo: la Galería de los Uffizi. El museo se encuentra en el interior del palacio construido por Giorgio Vasari en el 1560 por orden de Cosimo I de los Medici. Visitándolo se pueden admirar las colecciones que van desde las obras maestras del siglo XIV y el Renacimiento italiano hasta los maestros de la tradición alemana, flamenca, holandesa y francesa. En su interior se encuentran obras de: Giotto, Simone Martini, Piero della Francesca, Beato Angelico, Filippo Lippi, Botticelli, Mantegna, Correggio, Leonardo, Raffaello, Michelangelo y Caravaggio. Una concentración de arte como pocas en el mundo.

Otra meta obligatoria cuando se visita Florencia por primera vez son las Capillas de los Medici. Estos lugares fueron inicialmente ideados con el objetivo de celebrar a la familia de los Medici, y luego se convirtieron, en algunas de sus áreas, como la cripta, en el lugar de entierro de los miembros de la familia, hasta la extinción de la estirpe en el 1737. El Museo de las Capillas de los Medici consiste en la Sacristía Nueva, cuyo mobiliario escultórico fue diseñado por Michelangelo, la Capilla de los Príncipes y la Cripta, donde están enterrados los Grandes Duques de los Medici y sus familias. En el interior también se puede visitar la otra Cripta de los Lorena y el monumento funerario de Cosimo el Viejo. 

Siempre relacionado con el gran patrimonio artístico que la familia de los Medici ha dejado en Florencia está el Museo Bargello, en su interior se puede admirar una de las colecciones de estatuas renacentistas más grandes e importantes del mundo, con obras maestras de artistas como Michelangelo, Donatello, Ghiberti, Cellini y Giambologna.

Los lugares de la comida callejera y las cafeterías históricas en Florencia
Plaza de la República

Sin embargo, visitar Florencia también significa ensimismarse en su cultura culinaria y descubrir los lugares de encuentros históricos que forman parte de la historia de la ciudad. Los apasionados de la comida callejera no deben perderse el Mercado Central, situado en el barrio San Lorenzo donde se pueden degustar muchas delicias locales, desde la típica comida florentina y toscana como el lampredotto y el estofado, hasta la carne y los embutidos, no hay que perderse los fritos y la trufa y una tienda de vinos donde elegir vinos para beber en el lugar o para llevarse a casa.  

Por último, vale la pena visitar algunos de los lugares que hicieron la historia de Florencia y los varios movimientos culturales que han pasado por aquí en los siglos XIX y XX. Entre ellos se encuentra la Cafetería Giubbe Rosse, un local que surgió en el 1897, que en las primeras décadas del siglo XX se convirtió en un sitio de encuentros de artistas y hombres de letras, en particular de los Futuristas. La Cafetería Concerto Paszkowski, llamado así desde el 1904, cuando pasó a ser propiedad de la familia polaca Paszkowski; entre sus mesas, siempre a principios del siglo XX, se sentaron artistas y hombres de letras que dieron vida a revistas históricas como La Voce, Lacerba e Il Selvaggio. 

La última parada está dedicada a los amantes del helado, que no pueden dejar de visitar la heladería Vivoli, fundada en el 1929 por Serafino Vivoli. Casi cien años después aquí continúa una de las más antiguas tradiciones del helado de Florencia, que hoy en día está flanqueada por un laboratorio de pastelería del cual puedes dejarte mimar dulcemente.

Visitar Florencia por primera vez es como decidirse a empezar a leer un buen libro, lo que hemos propuesto hoy es sólo el primer capítulo donde se introducen los personajes y los lugares principales. Pero no termina aquí. El viaje continúa entre los mercados más característicos de la ciudad y en los locales más alternativos o furtivos de Florencia

Podría interesarte
Arte y Cultura
close
Inscríbete al boletín informativo
Todos los secretos, eventos, curiosidades y novedades directamente en tu casilla de correos