fb track
Buscar
close
Photo ©Alice Russolo e Nicola Santini
ALPES APUANOS
Vacaciones en la montaña: los lugares más bellos de Toscana
Senderismo, bicicleta de montaña, excursiones y relax: muchas ideas para un verano a gran altitud

Actividades para realizar al aire libre, excelente cocina y bienestar: la montaña toscana en verano son la meta perfecta para unas vacaciones en contacto con la naturaleza. En pequeños grupos o con la familia, siguiendo caminos e itinerarios de senderismo, se puede llegar a los picos más altos y sugestivos de la región, pero no sólo. Toscana a gran altitud ofrece muchas otras oportunidades y experiencias.

Por ejemplo, en estas zonas se puede cruzar uno de los puentes "colgantes" más largos del mundo, lanzarse al vacío en un columpio que cuelga de un arco de roca, visitar los pueblos escondidos de los valles y probar los productos que nacen en los bosques.

¿Qué estás esperando? Elige tu localidad de montaña favorita, haz la maleta y disfruta de la aventura!

Montaña de Pistoia
El espectacular puente peatonal de San Marcello Pistoiese, suspendido sobre el torrente Lima- Credit:  Shutterstock.com / Marco Taliani de Marchio

Si en invierno es la casa de los deportes invernales, en las estaciones más cálidas es la capital de las excursiones, ¡incluso para los niños! La Montaña de Pistoia, con sus ciudades características, situadas geográficamente en Alta Toscana, cuentan con un precioso patrimonio natural: bosques, aire fresco y productos genuinos, con vistas armoniosas y cambiantes.

Además de Abetone y Doganaccia, entre las metas más populares para el senderismo podemos mencionar el Monte Gomito, el Monte Cimone, el Libro Aperto, pero también los lagos Negro y Scaffaiolo. Los itinerarios para hacer a pie o en bicicleta se cruzan con las etapas culturales e históricas del Ecomuseo de las Montañas de Pistoia: un amplio museo que cuenta - gracias a seis argumentos temáticos - la vida cotidiana y los antiguos oficios de todo el territorio. 

Los que no sufren de vértigo y adoran la adrenalina, pueden cruzar el Puente Colgante de las Forjas en San Marcello Piteglio, antes utilizado por los trabajadores que tenían que ir de un lado a otro del valle. O bien, puedes aprender cómo se hacía y se almacenaba el hielo visitando la Heladera Madonnina en la localidad Le Piastre.

Lunigiana
Estrechos de Giaredo, Pontremoli- Credit:  We Live we explore

En la frontera con Liguria, puedes disfrutar de la increíble atmósfera de Lunigiana, una tierra por descubrir entre itinerarios de senderismo y caminos de herradura, castillos y parroquias medievales. En los municipios de Comano, Filattiera, Fivizzano, Licciana Nardi y Bagnone destacan las cumbres de los Apeninos toscanos-emilianos. También en este caso, las excursiones en la naturaleza te permitirán admirar vistas impresionantes sobre el valle, pero también conocer los misterios y las historias relacionadas con el territorio, como lo demuestran las estatuas estelas, realizadas entre la Edad del Cobre y la Edad del Hierro y expuestas en un museo en Pontremoli. También el Parque Regional de los Alpes Apuanos se extiende en parte en Lunigiana, con su característico paisaje con numerosas grutas, cursos de agua y bosques.

Entre las zonas más fascinantes de Lunigiana se encuentra Zeri: una meta pensada para los amantes de unas vacaciones relajantes disfrutando del silencio, haciendo largos paseos que terminan con visitas a granjas y criaderos. Entre los atractivos más característicos está sin duda el pueblo de montaña de Formentara, un antiguo asentamiento a más de 1100 metros de altura, de inicios del siglo XVI. El pequeño pueblo, aunque está deshabitado, sigue siendo objeto de continuas búsquedas arqueológicas. También puedes dirigirte a la Cascadas Colombara, cerca de la carretera municipal hacia Bosco. Por último, si deseas experimentar la emoción de caminar dentro de un cañón, organiza un viaje a los Estrechos de Giaredo, itinerarios incontaminados en la piedra tallada por las aguas del torrente Gordana.

Garfagnana y Valle Del Serchio Medio
Orrido di Botri- Credit:  Serena Puosi

Bosques de castaños, pequeños pueblos y naturaleza. Esto es lo que te espera si decides ir de vacaciones a Garfagnana, un territorio entre los Apeninos Centrales y los Alpes Apuanos. Estas montañas, con grandes cantidades de agua y de lagos artificiales, te sorprenderán gracias a metas realmente originales, como el Lago de Vagli, debajo del cual se esconde el pueblo fantasma de Fabbriche di Carreggine que en el 1946 ha sido completamente inundado para construir la cuenca, y también el Lago de Isola Santa, en cuyas orillas hay un pueblo parcialmente abandonado.

Justo en Garfagnana está también la montaña más alta de Toscana: la Montaña Prato, de hecho, cerca de Sillano, alcanza los 2054 metros de altura. 

En estas zonas se encuentran grutas y cavernas rocosas, como la Gruta del Viento en Fornovolasco, en el municipio de Fabbriche di Vergemoli, una maravilla del mundo subterráneo, y el Orrido di Botri, un verdadero cañón natural, excavado a lo largo de milenios por el flujo del Torrente Pelago, con profundas gargantas, cascadas y pequeños riachuelos de agua.

Si te apasionan los pueblos de montaña, aventúrate entre Fabbriche di Vergemoli con la encantadora Ermita de Calomini y San Romano con la poderosa Fortaleza de Verrucole. Por último, puedes admirar una de los más hermosos panoramas de Garfagnana en San Pellegrino en Alpe.

Casentino
Los Bosques Sagrados de Casentino- Credit:  Shutterstock.com / Cristina Annibali

Entre una abundante porción de tortelli de patatas y una visita a los talleres de artesanía donde se produce el típico paño de lana de color naranja, en Casentino se encuentran bosques silenciosos y lugares de espiritualidad.

De hecho, en este valle hay numerosos monumentos de la fe, incluyendo el Santuario de La Verna, estrechamente relacionado con la figura de San Francisco y donde se dice que recibió los estigmas. Una vez atravesado el bosque, se llega a este convento donde se pueden admirar preciosos objetos litúrgicos, entre ellos un relicario de cobre dorado, pinturas de la escuela florentina de los siglos XV y XVI y un busto de cerámica de Cristo atribuido a Andrea de la Robbia.

En el bosque del Casentino se encuentra también el Monasterio de Camaldoli, un complejo monástico al que se puede llegar a través de un itinerario de senderismo circular que te permitirá respirar el aire fresco de la montaña.

Entre Casentino y Valtiberina se encuentra el Alpe de Catenaia, un grupo montañoso poblado por robles, castaños y hayas. En cambio, el macizo de Pratomagno con su Cruz a 1590 metros de altura, ayuda visualmente a delimitar la frontera con Valdarno.

Amiata
Las Galerías de las Minas de Abadía San Salvatore- Credit:  Parco Museo Miniere Amiata

La Montaña Amiata es un antiguo volcán dormido y como todos ellos tiene una gran energía en su interior. La zona, gracias a sus numerosos vertientes de agua, es ideal para los amantes de los deportes acuáticos, como el piragüismo. Pero los escaladores también encontrarán su hábitat subiendo hasta la cima en medio de unas vistas impresionantes.

Para los ciclistas entrenados recomendamos no perderse una excursión en bicicleta de montaña por los pueblos más bellos de Amiata: Abadía San Salvatore, por ejemplo, ofrece la posibilidad de vivir la experiencia de la histórica mina de mercurio gracias al Museo y a las galerías de las minas acompañadas por antiguos mineros que siempre se involucran y conmueven con las historias de sus vida, aventuras y peligros.

El itinerario puede continuar hacia Arcidosso, un pueblo que merece una parada para admirar el Fuerte de los Aldobrandeschi. Volvemos a partir hacia Santa Fiora, donde vale la pena visitar el centro histórico y el antiguo vivero de peces, y por último, Piancastagnaio, encaramado en una posición con vistas al Valle de Paglia y a Cassia.

Mugello
Paso de Sambuca, Mugello- Credit:  Luca Argalia

Tierra de artistas y de sabores: Mugello es una de las localidades de montaña por descubrir, con sus castaños y sus historias por contar. Una de las cumbres es el Monte Giovi que culmina a 992 metros de altura y representa la parte más oriental de la ladera que separa Mugello de Valdarno y de la parte inferior de Val di Sieve. Se trata de un relieve habitado desde la antigüedad, como lo demuestran los hallazgos Etruscos y Romanos, y siempre ha estado poblado por agricultores y pastores. Durante la Segunda Guerra Mundial, el Monte Giovi fue el teatro de la Resistencia y del surgimiento de algunas formaciones partidistas. Por esta razón se estableció aquí un parque cultural de la memoria con paneles didácticos y una red de itinerarios temáticos.

En los alrededores de Vicchio, donde todavía se encuentra la casa natal de Giotto, además de caminar por los Senderos de los Pintores, un recorrido entre el verdor y llega a lugares de interés histórico y cultural. Se puede hacer senderismo en el Monte Verruca, o descansar en el sugestivo entorno que se ha creado alrededor del lago de Montelleri.

La cumbre del Monte Beni en el municipio de Firenzuola alcanza una altitud de 1.259 metros y es accesible gracias al camino de herradura que parte de Covigliaio. Por último, como parada cultural, se puede visitar el Museo de la Gente de la Montaña, situado en el interior del Palazzuolo sul Senio: la colección expone objetos que recorren la historia del territorio de Mugello y de la comunidad montañesa.

Versilia
Columpio del Monte Forato, Alpes Apuanos- Credit:  David Bonaventuri

Si siempre has soñado con hacer un viaje "subterráneo", prepara tu casco y tu linterna: ¡el Parque de los Alpes Apuanos te está esperando! Las montañas de piedra caliza de esta zona contienen, bajo tierra, fenómenos de origen cársico: se han registrado unas 1300 grutas, entre ellas Antro de Corchia en Stazzema, uno de los abismos más profundos de Italia.

A los amantes de la adrenalina les encantará el Monte Forato, en el municipio de Stazzema. El nombre se debe a su característico arco de roca natural con un agujero en el centro. El arco, con sus 32 metros de ancho y 25 metros de alto, se formó por la erosión de los elementos naturales; los más aventureros pueden "mecerse" sobre el columpio al cual se puede colgar durante las excursiones con guías autorizados.

Alpe de Puntato, uno de los últimos pastos alpinos de los Alpes Apuanos, encerrado entre Pania della Croce, el Monte Corchia y Freddone, conserva evidencias de una vida lejana, con casas en ruinas, terrazas para cultivos, caminos de herradura y senderos. Caminando por los bosques cercanos todavía se pueden encontrar secaderos de piedra, usados en el pasado para producir harina de castañas.

Por último, se puede visitar el Monte Pasquilio, atraversado durante la Segunda Guerra Mundial por la Línea Gótica, o bien, la frontera que separaba a las tropas alemanas de aquellas americanas.

Valtiberina Toscana
Sestino, el Sasso de Simone en Valtiberina- Credit:  David Butali

Valtiberina Toscana te llevará a una montaña a veces fértil y a veces rocosa. Estas cumbres, que inspiraron a los grandes artistas del pasado, como Piero della Francesca, Michelangelo, Leonardo, son perfectos para el senderismo o la bicicleta de montaña, para montar a caballo o para disfrutar de la paz en las alturas.

Empecemos por Sestino, un lugar que tiene sus orígenes en la época romana: en el territorio se encuentran numerosos pequeños pueblos de montaña y reservas naturales, entre las cuales, la más conocida es sin duda la Reserva Natural de Sasso de Simone y Simoncello, dos enormes bloques de piedra caliza ricos en fósiles apoyados sobre un manto de arcillas de colores. Dentro de la reserva se puede caminar por bosques y praderas, arces, hayas y fresnos y, con un poco de suerte, se pueden ver gamos, zorros y corzos.

En la frontera de Toscana con Marcas y Emilia, en el corazón de los Apeninos, se encuentra el pueblo de Badia Tedalda, capital de la Reserva Natural de Alpe della Luna. Dentro del área protegida hay bosques de robles y hayas, intercalados con antiguos asentamientos. Aquí se pueden encontrar lobos, jabalíes, numerosas especies de aves, anfibios e insectos. El lugar más espectacular es la Ripa della Luna, una pared rocosa de 250 metros de altura en forma de semicírculo en la ladera septentrional de la Montaña Frati, la más alta de la Reserva con 1453 metros. En la antigüedad, parece que en esta zona se realizaban rituales dedicados a la Luna. 

Cerca de Anghiari está la cadena de los Montes Rognosi, interesante porque están enteramente formados de ophiolites, rocas de origen magmático sobre las cuales crece una vegetación única. Son piedras muy duras en las cuales crece el enebro, con ejemplares centenarios, el brezo y el fragante helicriso. Un elemento particular es la planta daphne, que se encuentra solo en estas montañas.

Podría interesarte
close
Inscríbete al boletín informativo
Todos los secretos, eventos, curiosidades y novedades directamente en tu casilla de correos