fb track
Buscar
close
Photo ©Thomas Williams and Meagen Collins
El pueblo San Quirico, Svizzera Pesciatina, Valdinievole
Explorando los tesoros en Pescia
Caminatas, pueblos y sabrosas alubias blancas

Dejamos atrás la impresionante Garfagnana en un día brillantemente soleado y nos dirigimos hacia Pescia, en la provincia de Pistoia, para una caminata a través de bosques y antiguos pueblos en Valleriana. Desde Pescia subimos hasta Aramo, donde nos encontramos con Danilo, nuestro guía del día, quien nos introdujo por primera vez en el valle que nos rodea. Descubrimos que la zona se llama también  Svizzera Pesciatina.  El nombre se debe a que en el siglo XVIII, un historiador suizo que huyó de su país para buscar un puerto en Pescia, pensó que se parecía a su patria hasta el punto que decidió llamarlo así.

La caminata fue de 10 km, que soportamos con buen ánimo, regocijándonos en alguna forma de ejercicio después de días indulgentes. Al comienzo del sendero, pudimos ver el pueblo Sorana frente a nosotros, encaramado en la montaña y a pleno sol, con su antigua parroquia en el corazón. El resto de la caminata nos llevó a través de los pueblos Aramo, Castelvecchio y San Quirico - todos pequeños y pintorescos caseríos en un valle que ha sido tierra limítrofe durante siglos, y que permanece en gran parte poco frecuentado por el turismo.

Caminamos por pueblos de piedra y por bosques de castaños y zarzas. En un día muy hermoso como el que encontramos -increiblemente claro y cálido por ser diciembre- la luz del sol se filtra a través de las ramas y resalta el camino de hojas marrones caídas y castaños espinosos dejados en el suelo. En la frondosidad del bosque, la alfombra de follaje se hace más espesa, y el único sonido que se oye es el de los propios pasos pisando las hojas secas y crujientes. El camino se vuelve a veces aventurero - un poco escarpado, un poco resbaladizo - pero no inalcanzable. Al final el recorrido fue un agradable paseo. Sentíamos calor por un lado y por el otro estábamos completamente refrescados en cuerpo y mente.

Esa noche fuimos a cenar al Restaurante Da Carla en Pescia. Allí fuimos recibidos por Rita, la representante del consorcio que promueve y protege la producción del preciado grano local, el  fagiolo di Sorana IGP, nacida en Estados Unidos y adoptada en Toscana. Rita nos contó todo y organizó una cena centrada en las alubias para que las disfrutáramos en toda su diversidad.

Alubias de Sorana en Frasco
Alubias de Sorana en Frasco- Credit:  Thomas Williams and Meagen Collins

Explicó que el grano, de color blanco perla, no sólo es delicioso -nuez, cremoso e increíblemente tierno- sino también más digerible que la mayoría, gracias a su piel muy fina. Y debido a que es tan tierno y delicado, se prepara mejor cocinando recetas que realzan su sabor y esencia en lugar de cubrirlos.

Tradicionalmente, las alubias de Sorana se cocinan en un frasco de vidrio (el fiasco), siguiendo un plato tradicional llamado fagioli al fiasco. El método es bastante sencillo: las alubias se colocan en el interior del frasco junto con un poco de aceite de oliva, un poco de sal marina, algunos granos de pimienta y un par de hojas de salvia. Luego, se cubre con agua y se cuece a fuego muy lento (se deben cocer a fuego lento en lugar de hervir, para conservar su forma y evitar que se rompa la delgada piel) hasta que estén tiernos.

Cocinados de esta manera, las alubias se sirven como acompañamiento para el pescado -tenemos un delicioso plato de bacalao a la parrilla y alubias o carne blanca, o incluso solos, con aceite de oliva. La simplicidad - en este caso como en muchos otros - es realmente la máxima sofisticación.

Podría interesarte
Comida y vino
close
Inscríbete al boletín informativo
Todos los secretos, eventos, curiosidades y novedades directamente en tu casilla de correos