fb track
Buscar
close
La Vía Francígena
La Vía Francígena en Toscana: 16 etapas entre historia y naturaleza
Siguiendo los pasos de los antiguos peregrinos

La cultura, la biodiversidad, el paisaje, la artesanía y la creatividad son la nutrición física y espiritual que nos ayudan a Vivir Bien en Toscana. Esto debido a la calidad de vida y al entorno natural donde el hombre ha adaptado sus asentamientos y vías de comunicación a las características morfológicas del territorio.

La Vía Francígena, un camino histórico europeo que atraviesa Toscana, es una oportunidad para descubrir, recorriendo casi 400 km, el antiguo camino de los peregrinos, comerciantes y viajeros hacia Roma, a través de bosques, colinas y aldeas medievales, para conocer el territorio, la historia, el arte y la historia de la gastronomía y vinicultura toscanas.

Un itinerario de 16 etapas que se puede recorrer en bicicleta, a pie o a caballo, pero que también puede ser una experiencia gastronómica, histórica, cultural y artística descubriendo antiguas iglesias, pueblos y paisajes que han sido creados gracias a este camino.

La vía Francígena revela de norte a sur de Toscana una belleza formada por mil aspectos: desde la boscosa Lunigiana, que incluye tesoros como Pontremoli, pueblos, iglesias y castillos, hasta Pietrasanta, para luego descender al valle hasta Lucca, volver a subir desde San Miniato y atravesar las colinas para ver las torres de San Gimignano, pasar por Monteriggioni, entrar en Siena y luego continuar hacia Amiata y Val d’Orcia, volviendo a subir hasta Radicofani y luego llegar a Roma.

Desde el Passo de Cisa hasta Pontremoli
La Vía Francígena en Toscana
La Vía Francígena en Toscana

La primera etapa toscana en la Vía Francígena señala el cruce de la cresta de los Apeninos, no muy lejos del actual paso de Cisa, y el descenso al valle del río Magra, entre paisajes tranquilos con bosques verdes hacia el mar rodeados de castillos, parroquias románicas, pueblos amurallados aún bien conservados y fascinantes, hasta Pontremoli, con sus palacios e iglesias medievales, entre ellas la Iglesia San Pedro, donde aún se conserva el "laberinto", símbolo de las peregrinaciones hacia la Tierra Santa.

Desde Pontremoli hasta Aulla

Desde Pontremoli a lo largo de caminos de tierra y senderos, por largos tramos en el bosque, una vez superada la elegante Parroquia Sorano, la vía Francígena atraviesa el antiguo pueblo Filattiera hasta llegar a Filetto y luego hasta Villafranca en Lunigiana. Después de haber cruzado el arroyo Bagnone, subiendo por Virgoletta se llega hasta Terrarossa, dominado por el Castillo de los Malaspina, hasta la Abadía San Caprasio en Aulla, fundada en el año 884.

Desde Aulla hasta Sarzana

Desde Aulla, entre castillos y fortalezas en las colinas en Lunigiana y las aldeas medievales con sus importantes tradiciones, la primera parte de la etapa se realiza siguiendo senderos que regalan una hermosa vista del Mar Tirreno. Son interesantes las atmosferas de los pueblos antiguos que se encuentran a lo largo del camino, como también visitar las ruinas del Castillo Brina y el pueblo de Sarzana. 

Desde Sarzana hasta Massa
Castillo Aghinolfi de Montignoso
Castillo Aghinolfi de Montignoso- Credit:  Wzgfan97

Saliendo de Sarzana, yendo por un camino entre viñedos que cubren las colinas, en una sucesión de vistas de los Alpes Apuanos y del mar, Francígena atraviesa el centro histórico de Massa, antes de volver a subir hacia Montignoso, donde en la colina surge el Castillo Aghinolfi.

 

Desde Massa hasta Camaiore

Subiendo hacia el  Castillo Aghinolfi  se emboca una carretera panorámica, que se debe recorrer con precaución a causa del tráfico. La etapa continúa hacia Pietrasanta, "la pequeña Atenas de Italia", patria adoptiva de artistas de todo el mundo. Inmediatamente después de Pietrasanta se puede visitar la antigua  Parroquia San Giovanni y continuar subiendo y bajando las colinas de Lucca hasta el centro histórico de Camaiore y la antigua Abadía.

Desde Camaiore hasta Lucca
Abadía San Pietro en Camaiore
Abadía San Pietro en Camaiore- Credit:  Davide Papalini

Después de la visita al centro histórico de Camaiore y a la antigua Abadía, se sube hacia  Monte Magno  y a través del valle Freddana, se llega a Valpromaro. Desde aquí un sendero a través del bosque lleva hasta  Piazzano. Luego, se desciende por el valle del arroyo Contesola y, cruzando el río Serchio a Ponte San Pietro, se llega en poco tiempo hasta Lucca, donde se entra por la antigua Porta San Donato.

Desde Lucca hasta Altopascio

Después de Lucca, continuando en dirección al río Arno, Francígena llega hasta Capannori, donde se encuentra la Parroquia San Quirico con la fachada del siglo XIII, luego pasa por Porcari donde, continuando por un desvío de 500 metros, se llega a la Abadía Pozzeveri y seguidamente, se llega a Altopascio, lugar del gran hospital monástico de los Caballeros del Tau, refugio seguro para los peregrinos en este territorio que antiguamente estaba cubierto de bosques y frecuentado por bandidos.

 

Desde Altopascio hasta San Miniato
San Miniato, Panorama
San Miniato, Panorama

Desde Altopascio la Vía Francígena continúa, y en esta etapa mantiene todavía el empedrado de la antigua Vía hasta Galleno, sobrepasando las colinas de Cerbaie, salvajes y desiertas, para dirigirse hacia Ponte a Cappiano, a través del puente de los Medici. Desde aquí, a lo largo del canal Usciana se atraviesa un antiguo pantano ahora recuperado y se vuelve a subir hacia el centro histórico de Fucecchio. Después de cruzar el río Arno, en poco tiempo se llega a San Miniato, la poderosa y exuberante aldea medieval, perfectamente conservada.

Desde San Miniato hasta Gambassi Terme

Desde San Miniato a lo largo de un camino extraordinariamente bello por las colinas del Val de Elsa, esparcido de castillos, fuertes, hospitales y abadías, se llega a la Parroquia de Coiano, por la empinada escalera de piedra, y la Parroquia Santa Maria en Chianni, reconstruida en el siglo XII. Después de un breve trayecto se llega a Gambassi, con sus aguas termales.

 

Desde Gambassi Terme hasta San Gimignano

Desde Gambassi Terme, a través de un breve recorrido, interesante por la belleza de las cumbres del Val de Elsa, esparcido de castillos, antiguas parroquias y abadías, se pasa por el Santuario de Pancole antes de volver a subir al pueblo Collemuccioli, con un tramo de empedrado medieval, y de aquí a la Parroquia de Cellole, subiendo luego hacia la colina donde se elevan las torres de San Gimignano.

 

Desde San Gimignano hasta Monteriggioni
Monteriggioni
Monteriggioni

Desde San Gimignano, a través de caminos de tierra, se llega a la Parroquia románica Santa María en Coneo. Luego se cruza el puente sobre el Elsa y se pasa por la iglesia románica San Martino de Strove. Finalmente se llega a la Abbadia a Isola, antes de ver Monteriggioni, con sus murallas y la inconfundible corona de torres que dominan la colina.

 

Desde Monteriggioni hasta Siena

Desde Monteriggioni recorriendo los senderos blancos, de la montaña de Siena hacia la antigua aldea medieval Cerbaia, pasando por los Castillos Chiocciola y de Villa, continuando por subidas y bajadas hasta llegar a Siena por Porta Camollia, un acceso tradicional a la ciudad desde la vía Francígena. En la ciudad se desciende por Banchi di Sopra y luego se vuelve a subir hacia la Plaza del Campo, el Duomo y el hospital Santa Maria della Scala, hoy uno de los museos más importantes en Siena.

 

Desde Siena hasta Ponte d'Arbia
La Vía Francígena en las Tierras de Siena  - Credit: Ilaria Giannini
La Vía Francígena en las Tierras de Siena - Credit: Ilaria Giannini- Credit:  Ilaria Giannini

Desde Siena siguiendo un recorrido arduo por los senderos blancos del Val d’Arbia se llega a Grancia di Cuna, antigua finca fortificada y propiedad del hospital Santa Maria della Scala. Continuando por las Crete Senesi, se pasa cerca de Monteroni, se llega al pueblo fortificado Lucignano d'Arbia, hasta Ponte d'Arbia.

 

Desde Ponte d'Arbia hasta San Quirico d'Orcia

Desde Ponte d'Arbia se llega a Buonconvento, con su pueblo perfectamente conservado. Subiendo por el valle del Ombrone, se recorre un tramo de Cassia hacia Montalcino.  A lo largo de los senderos blancos se llega a Torrenieri y, acompañados por los panoramas del Val d’Orcia, se llega hasta San Quirico d'Orcia.

 

Desde San Quirico d'Orcia hasta Radicofani

Desde San Quirico d'Orcia, a través de áridas colinas, se alcanza el pequeño pueblo fortificado Vignoni, con su vista del Valle d’Orcia y se desciende hasta Bagno Vignoni, famoso por su monumental piscina termal. Vale la pena desviarse para visitar el centro histórico de Castiglione d'Orcia, con la torre del Fuerte de Tentennano. Un largo trayecto de subidas y bajadas en los valles de los ríos Orcia y Paglia nos lleva hasta el antiguo hospital Le Briccole, para llegar después a Radicofani.

 

Desde Radicofani hasta Acquapendente
Radicofani
Radicofani- Credit:  Visit Tuscany

Desde Radicofani, bajando a lo largo de la cumbre, con la vista hacia las infinitas colinas del Val d’Orcia y de la Montaña Amiata, la Vía Francígena pasando por Ponte a Rigo entra en Lazio, y luego por un camino de tierra con panoramas del valle del río Paglia, llega hasta Proceno hasta Acquapendente.

Podría interesarte
Francígena y Caminos
close
Inscríbete al boletín informativo
Todos los secretos, eventos, curiosidades y novedades directamente en tu casilla de correos