fb track
Buscar
close
Photo ©Francesca Fantoni
Pappa col pomodoro -Papilla con salsa de tomate-
Cinco vinos se combinan con cinco platos toscanos
Descubriendo las raíces y los manjares de la cocina toscana

Toscana es una tierra de excelentes vinos y cocina regional que tiene sus raíces en la cocina sencilla y campesina.

Cada vino, así como cada comida, cuenta la historia del territorio en el cual nació. Te proponemos un breve viaje que te introducirá un poco más de cerca a 5 vinos para combinar con 5 platos típicos de Toscana. La próxima vez que vayas al restaurante, prueba uno de los maridajes que te sugerimos!

Aquí está nuestra lista de posibles combinaciones de 5 recetas toscanas y de 5 vinos regionales con denominación DOC o DOCG.

Bordatino con repollo negro y Val di Cornia blanco DOC
Bordatino, con harina de maiz y verduras- Credit:  Francesca Fantoni

El Bordatino es una sopa hecha con harina de maiz típica de las zonas de Pisa y Livorno. Existen muchas variaciones. Los más famosos son el Bordatino alla pisana con repollo negro y el Bordatino con pescado. El nombre del plato deriva del lugar adonde se praparaba: a bordo de las embarcaciones pesqueras. Es un plato sencillo, nutritivo y sabroso.

Con el Bordatino recomendamos beber un  Val di Cornia blanco DOC una zona entre Pisa y Livorno, cuyas principales variedades son Viogner, Ansonica, Malvasia, Trebbiano y Vermentino. Un Val di Cornia blanco con cierta suavidad armoniza con los sabores dulces y amargos del Bordatino.

Gnudi (albóndigas) con ricotta y espinacas con mantequilla y salvia y Vernaccia di San Gimignano DOCG
Los gnudi, un plato típico de Toscana- Credit:  Francesca Fantoni

La tierra de  gnudi es el Mugello, una de las zonas más bellas de Toscana. Los gnudi son tortelli "desnudos", sin la masa a su alrededor. Parecen albóndigas. Los ingredientes principales son la ricotta y las espinacas, a las que se añaden huevos y especias.

Simplemente se les sirve con  mantequilla, salvia y queso rallado. Para obtener un plato más rico a veces también se sirven con salsa con carne.picada.

Los gnudi, la mantequilla y la salvia se combinan con un vino blanco toscano con una buena acidez, que contrasta agradablemente con la untuosidad de la mantequilla y el queso de los gnudi. Nuestro consejo es un vino blanco toscano clásico, el Vernaccia di San Gimignano DOCG.

La pappa col pomodoro (sopa de pan con salsa de tomate) y Carmignano DOCG
El vino tinto toscano: ¡una exquisitez!

Para hacer uno de los platos típicos del verano toscano, la pappa col pomodoro se necesitan pocos ingredientes: pan duro, salsa de tomate, aceite de oliva virgen extra y albahaca.

Con la papilla de tomate puedes beber un vaso de un buen vino  Carmignano DOCG  no demasiado complejo, que con una justa suavidad y estructura alcohólica equilibra la acidez intrínseca del tomate. Carmignano se produce en Prato y ya en el 1716 Cosimo III de los Medici  incluyó estas colinas entre las zonas vitivinícolas más importantes del Gran Ducado de Toscana.

Peposo dell'Impruneta y Chianti Rufina DOCG
Peposo, plato típico de Toscana- Credit:  Enrico Caracciolo

El Peposo es muy popular principalmente en la zona de Florencia. Es un plato de carne de buey, un  guiso  que se cocina (en tiempos pasados en recipientes de barro, que por su producción Impruneta es famosa desde hace siglos) lentamente y durante horas en vino de Chianti, al que se añade abundante pimienta negra (de ahí el nombre del plato). El resultado es una  carne muy sabrosa que se funde en la boca, inmersa en una salsa densa y oscura, con una ligero sabor ácido debido al vino.

El Peposo puede ir acompañado, por ejemplo, con el  Chianti Rufina, que es la zona del Chianti, cerca de Florencia, donde se elabora un Sangiovese particularmente sabroso y mineral.

La schiaccia briaca (torta dulce) de la Isla de Elba y Aleatico passito DOCG
Schiaccia briaca (torta dulce) de la Isla de Elba- Credit:  Francesca Fantoni

Una combinación verdaderamente clásica que tiene su origen en una de las islas más bellas y famosas del archipiélago toscano, la Isla de Elba.

La  schiaccia briaca es una torta dulce que se prepara como el pan, pero sin levadura. Se mezclan juntos el aceite de oliva virgen extra, la harina, los frutos secos y el vino dulce. ¿Pero, cuál vino dulce? ¡Aquí la gente de Elba no está de acuerdo! En  Rio Marina  se añade el sabor dulce del Alchermes, que da a la Schiaccia su color rojizo. En cambio, en la zona de  Capoliveri  se añade el vino Aleatico o el Moscato passito.

En efecto, una pequeña copa de uno de los DOCG más jóvenes de Toscana, el Aleatico passito DOCG  acompaña bien a una porción de schiaccia briaca, gracias a sus notas de frutos secos (como ciruelas pasas e higos) y su ligero tanino contrasta suavemente con la untuosidad de esta torta elaborada con aceite de oliva.

map Explora Ofertas, Eventos y Alojamientos
Podría interesarte
Comida y vino
close
Inscríbete al boletín informativo
Todos los secretos, eventos, curiosidades y novedades directamente en tu casilla de correos