fb track
Buscar
close
Plaza mayor de Bagno Vignoni
Aguas termales, ¡un baño rodeado de historia!
Relajarse en los spas toscanos también significa sumergirse en siglos de historia

Probablemente no hay necesidad de encontrar otra buena razón para ir y disfrutar de uno de los muchos centros termales de la Toscana: aguas termales y terapéuticas, hermosos escenarios, masajes, relajación, comida sana...pero ¡tal vez haya una buena razón más!

En efecto, algunos de los establecimientos termales merecen una visita también desde un punto de vista natural, histórico o artístico. He aquí una pequeña selección.

Terme di Tettuccio – Montecatini Terme
Terme Tettuccio de Montecatini- Credit:  Richard Barrett-Small

Las propiedades terapéuticas de las aguas de esta zona ya eran conocidas en época romana (y fueron probadas científicamente en 1427, por el fundador de la Hidrología Médica Italiana, Ugolino da Montecatini).

Los primeros establecimientos se construyeron en el siglo XV, incluido el que más tarde se conocería como Il Tettuccio, con su típica galería o loggia al borde de la piscina. Los edificios fueron restaurados posteriormente por Cosimo I de la familia Medici y de nuevo, tras un largo período de abandono y decadencia, por el Gran Duque Pietro Leopoldo, que dio origen a la ciudad termal de Montecatini.

En cuanto a Tettuccio, considerado el verdadero símbolo de la ciudad, también fue reconstruido. Hoy en día, se puede admirar la fachada creada en 1928 por el arquitecto Giovannozzi: está hecha con travertino de Monsummano y presenta estatuas de mármol de Carrara. En el interior del edificio hay enormes columnatas, salones cubiertos de frescos y estucos, hermosos jardines con árboles centenarios y plantas raras.

El tiempo ha pasado, pero Montecatini Terme sigue siendo uno de los destinos más populares ¡para amantes de los spas termales!

Grotta Giusti – Monsummano Terme
Grotta Giusti Monsummano Terme

Esta cueva natural calcárea, con estalactitas y estalagmitas, "llena" de vapor natural, fue descubierta por casualidad por un grupo de trabajadores en 1849.

Durante el siglo XIX se verificaron las propiedades curativas del aire y de las aguas de la cueva, ricas en sales minerales, y se demostró su gran valor, por lo que se decidió construir un establecimiento termal en el interior de la cueva. Con el paso del tiempo, se realizaron numerosas ampliaciones y obras de renovación: hoy las tres cuevas de vapor forman un verdadero baño turco natural, con agua que oscila entre los 24°C y los 34°C, a medida que pasamos de la Cueva del Paradiso a la Cueva del Purgatorio y finalmente a la Cueva del Inferno.

Los nombres de las tres áreas están inspirados en la sugestiva emoción que proporciona el ambiente dentro de la cueva... es un verdadero ¡ambiente "dantesco"!

Bagni di Pisa – San Giuliano Terme
El bar Shelley en Bagni di Pisa

¿Este es el lugar donde Mary Shelley creó su monstruoso Frankenstein? Así dice la leyenda... Lo que es seguro es que la escritora fue una de los muchos invitados célebres que solían visitar y disfrutar de este hermoso establecimiento termal, junto con Gustav de Suecia, George IV de Inglaterra, Vittorio Alfieri, el Cardenal de York, y Carlo Goldoni.

Antes de estos ilustres huéspedes, el lugar ya era apreciado por sus aguas curativas por los etruscos y los antiguos romanos. En 1743, se hizo famosa entre la nobleza de toda Europa, cuando Francesco Stefano de Lorena, Gran Duque de Toscana, la convirtió en su propia residencia balnearia de verano y en un lugar de encuentro de moda.

Bagni di Pisa tiene un espléndido palacio con techos pintados al fresco, suelos de terracota, decoración de mármol, y una pequeña gruta termal, llamada el Hammam del Gran Duque, donde es posible tomar un romántico y (muy) caliente baño de vapor.

Bagno Vignoni
Plaza mayor de Bagno Vignoni

Aquí, en este pequeño y fascinante pueblo de la provincia de Siena, situado en el corazón de Val d'Orcia, hay algo verdaderamente inesperado y único, una gran piscina termal en el centro del pueblo, donde se supone que debe estar, ¡la plaza principal!

El "cuadrado" se llama Piazza delle Sorgenti (la Plaza de las Fuentes) y es una gran piscina rectangular (del siglo XVI), que alberga el manantial original que dotó al pueblo de sus aguas termales. Las propiedades curativas de estas fuentes volcánicas fueron descubiertas, primero por los etruscos y luego, apreciadas por los romanos.

Hoy en día, la piscina ya no puede ser utilizada por los visitantes para bañarse. Las aguas termales del manantial se utilizan en los complejos balnearios cercanos.

La versión original de este artículo fue escrita por Leila Firusbakht.

Podría interesarte
spa Spas y Bienestar
close
Inscríbete al boletín informativo
Todos los secretos, eventos, curiosidades y novedades directamente en tu casilla de correos