fb track
Buscar
close
Photo ©John Weiss
Bagni di Lucca
5 sorprendentes ciudades amuralladas en Toscana
Estos son 5 pueblos amurallados que debe visitar al menos una vez en su vida

¡Cuando se trate de pueblos y ciudades encantadores, Toscana no le defraudará! Nadie puede negar el encanto siempre verde que una ciudad rodeada de murallas tiene sobre todos nosotros, jóvenes y viejos.

He aquí una selección de las principales ciudades amuralladas que no puede dejar de visitar cuando esté de paseo por la región.

Lucca
Murallas de Lucca
Murallas de Lucca- Credit:  Emilio Dellepiane

Lucca tiene unas murallas únicas y bien conservadas, que forman un anillo perfecto alrededor de la ciudad: 4 kilómetros y 223 metros de imponentes terraplenes arbolados, que constituye también un maravilloso espacio verde, con árboles centenarios y especies ornamentales.

El anillo que vemos hoy es el último de una serie. El primero era un trazado tradicional romano de forma cuadrada que rodeaba el centro de la ciudad, construido alrededor del año 200 a.C. El segundo anillo de muros data de 1100-1200 y casi todos los edificios importantes quedaron dentro de las murallas. Con el tercer anillo (1400-1500), que llevó a la expansión del lado noreste, se incluyeron todos los edificios principales. Las obras de construcción del cuarto anillo comenzaron en 1513 y tardaron más de un siglo en completarse, a pesar de la participación de ciudadanos que fueron reclutados por la fuerza. Sin embargo, a través de los siglos, las murallas no sufrieron ningún ataque militar y nunca se utilizaron realmente con fines bélicos. Se desmilitarizaron durante la época napoleónica, y desde entonces se han utilizado como jardines públicos y paseos.

Las murallas también ofrecen una vista panorámica excepcional, con las iglesias y torres de Lucca de un lado y los Alpes Apuanos en el horizonte.

Grosseto
Murallas de Grosseto
Murallas de Grosseto

La principal característica de las murallas de Grosseto es su forma irregular: un hexágono, con cinco baluartes y una fortaleza. Las murallas fueron comenzadas por Francisco I de Médici en 1574; desde entonces fueron construidas, destruidas y reconstruidas varias veces (hasta 1757 el exterior estuvo rodeado por un foso).

En la actualidad la zona es un parque público, con árboles y un hermoso paseo marítimo. La Porta Vecchia (Puerta Vieja), un arco de piedra medieval con inscripciones descoloridas, conduce al centro de la ciudad.

Magliano
Magliano
Magliano- Credit:  misssakasama

Magliano es un pequeño pueblo medieval en el corazón de Maremma, en la cresta de una colina cubierta de olivos y viñedos. Sus murallas abrazan el casco antiguo. Estos antiguos muros fueron construidos entre la Baja Edad Media y el Renacimiento.

Disponen de un paseo recientemente renovado, desde el que se puede disfrutar de una impresionante vista panorámica que va del campo hasta el mar.

San Gimignano
San Gimignano
San Gimignano

Las murallas de San Gimignano son un ejemplo de arquitectura militar del siglo XIII. El primer anillo se construyó en el año 998, y algunos arcos y puertas antiguos se conservan hasta el día de hoy. Los anillos posteriores se completaron en 1214 y en 1251.

En 1255, la ciudad fue tomada por los güelfos de Florencia y estos ordenaron la destrucción de las murallas, que fueron reconstruidas en 1261, con el trazado todavía existente. En el siglo XIV se añade la Fortaleza de Montestaffoli, con torres en las esquinas y unidas a las murallas, además de los cinco bastiones de planta circular.

Las murallas tienen 2.176 metros de longitud, con cinco puertas principales, y rodean el famoso casco antiguo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Monteriggioni
Monteriggioni
Monteriggioni

La ciudad amurallada de Monteriggioni es uno de los pueblos medievales toscanos más increíbles y emblemáticos; fue construido en una colina por los sieneses, en el siglo XIII, para proteger su primera línea de sus rivales históricos, los florentinos.

También era un punto estratégico de control de rutas a lo largo de la frontera Vía Francígena.  Las murallas están perfectamente conservadas, con catorce torres sobre bases cuadradas.

Por último, pero no por ello menos importante, he aquí una interesante nota al margen: Antaño Florencia también estuvo completamente rodeada por altas murallas. Hoy, todavía se pueden admirar algunos tramos de las antiguas murallas de la zona del Oltrarno, mientras que las murallas situadas en el lado norte del río Arno fueron destruidas en el siglo XIX para crear los llamados "viali", es decir, los bulevares que rodean el casco antiguo. Afortunadamente, las puertas (porte) y algunas de las torres tuvieron un mejor destino. Muchas de ellas, como la torre de San Niccolò y la Porta San Giorgio, sobreviven aún.

Podría interesarte
Arte y Cultura
close
Inscríbete al boletín informativo
Todos los secretos, eventos, curiosidades y novedades directamente en tu casilla de correos