fb track
Buscar
close
Pueblo en Montecatini Alto
5 lugares insólitos en Toscana
Lugares encantadores y extravagantes que no sabías que existían

En Toscana hay muchísimas localidades hermosas que permanecen en la imaginación colectiva y uno se pregunta si hay otros lugares por conocer además de los más frecuentados. ¡Por suerte la región también se ha ocupado de esto!

Con una infinidad de lugares insólitos en toda Toscana, podrás encontrar algunas atracciones únicas que, probablemente, no sabías que existían. Aquí te proponemos una lista con cinco lugares encantadores y extravagantes para visitar:

Montefoscoli y el Templo de Minerva Médica
Palaia-Templo-de-Minerva-Médica- Credit:  Comune di Palaia

Toscana puede ser famosa por sus edificios medievales y renacentistas, pero también se puede encontrar algo de arquitectura posterior. En Montefoscoli, cerca de Palaia, puedes visitar el Templo Neoclásico de Minerva Médica, encaramado en un pequeño bosque de encinas. Pocas personas en Italia conocen este lugar, ¡mucho menos el resto de Italia y el extranjero! Fue encargado en el 1822 por Andrea Vaccà Berlinghieri, un exitoso médico de la Universidad de Pisa. Su intención era dedicar un monumento a su padre, Francesco, también médico, y celebrar su profesión con una dedicación a la diosa de la medicina y la sabiduría, Minerva Médica.

Una avenida monumental conduce al templo, construido completamente de terracota , excepto el dintel del frontón, que es de mármol blanco. La ubicación del templo no es casual. Siguiendo los pasos de su padre, Andrea eligió la zona donde su papá había planeado, en el 1808, construir una villa, que luego fue construida más al sur.

Isla del Giglio y el Faro de los Amantes
Isla del Giglio- Credit:  Maurizio Manetti

Para quienes aman el sonido del mar, con los acantilados como música de fondo, o para los que no se cansan de los perfumes y la singularidad de las islas, no dejen de visitar la Isla del Giglio , en el Archipiélago Toscano. La isla es el lugar perfecto para una escapada romántica, donde se puede disfrutar de la atmósfera, con sus encantadoras casas antiguas de piedra y sus murallas primitivas, rodeadas por el matorral mediterráneo y el mar infinito. Giglio es también el sitio donde se puede visitar el Faro de los Enamorados, encaramado en el pinar. Con un nombre así, ¿qué otro lugar podría ser mejor para ir con tu novia?

Montecatini Alto
Montecatini Alto, panorama- Credit:  Shutterstock / Stepniak

No todo el mundo sabe que la ciudad de Montecatini tiene dos partes diferentes: Montecatini Terme, famosa por sus numerosos balnearios termales, y el poco conocido Montecatini Alto, un pueblo medieval situado en lo alto de la colina con vistas hacia Montecatini Terme.

Montecatini Alto era originalmente un castillo romano, y las aguas termales de abajo no eran más que un pantano. Pero inclusive en la Antigüedad, las aguas del pantano eran famosas por sus propiedades curativas, conocidas por haber sido aprovechadas por los Etruscos. Las vistas desde lo alto de la ciudad son impresionantes y se extienden hasta donde alcanza la visual. Es una caminata hasta la cumbre, pero se puede usar el funicular, que funciona desde el 1898 y comunica las dos partes de la ciudad. ¿Tienes deseos de caminar? ¡Claro que puedes caminar! pero luego organízate un  buen baño termal en el spa para recompensar tus esfuerzos. ¡Te lo mereces, después de todo!

Torre Guinigi en Lucca
Torre Guinigi en Lucca- Credit:  Wikimedia

¿Habías imaginado alguna vez que pudiera existir una torre coronada por un bosque? Si, has leído bien: la Torre Guinigi en Lucca  es la torre más importante de la ciudad, una de las pocas que permanece dentro de las murallas históricas, y fue donada al gobierno local por los descendientes de la familia Guinigi. La característica principal de esta torre de piedra y ladrillo son los robles que hay en su parte superior, lo que la convierte en una anexión única a la línea del horizonte en Lucca . Desde allí se puede ver todo el centro histórico, incluida la famosa Plaza del Anfiteatro, y las montañas circundantes, con los Alpes Apuanos al noroeste, los Apeninos al norte y la Montaña de Pisa al sur.

Abbadia a Isola en la Vía Francígena
Abbadia a Isola en Vía Francígena

Abbadia a Isola es un pueblo del municipio de Monteriggioni, cerca de Siena, poco conocido y fuera de la zona. Fue construido alrededor de un monasterio benedictino , fundado a principios del siglo XI. En esa época, la tierra formaba el borde del Padule del Cannetto, y estaba situada a lo largo de la transitada Vía Francígena, un camino de peregrinación y de comercio medieval. Gracias a esta posición privilegiada, Abbadia a Isola aumentó su poder y adquirió una gran importancia estratégica en la Edad Media. Para quienes desean caminar, se puede llegar al pueblo desde Monteriggioni a través de un tramo de 4 km de la Vía Francígena.

map Explora Ofertas, Eventos y Alojamientos
Podría interesarte
Arte y Cultura
close
Inscríbete al boletín informativo
Todos los secretos, eventos, curiosidades y novedades directamente en tu casilla de correos