fb track
Buscar
close
Ravioles de Patatas
5 comidas veraniegas fugaces en Toscana
Los mejores platos en los mejores lugares de Toscana

La buena comida es importante para cualquier viaje exitoso, especialmente si te consideras un viajero amante de buena cocina. En Toscana se pueden encontrar innumerables platos que valen la pena el viaje: especialidades relacionadas con la historia del lugar, de cada parte (quizás la mejor) de la cultura local. Te presentamos nuestra lista de 5 comidas veraniegas fugaces para que disfrutes en tus vacaciones de verano.

Ravioles de requesón y espinacas en Maremma

Es cierto que se pueden encontrar ravioles en toda la región, pero los más famosos - por no hablar de los más grandes - provienen de la La campaña de Maremma. El Raviol de Maremma  es grande unos 6 cm y está relleno de requesón y espinacas frescas, que puede disfrutarse simplemente con mantequilla derretida y salvia o con una salsa de carne de vaca, jabalí o liebre. 

No será difícil encontrar una feria del raviol  en algún lugar de la zona desde mayo hasta agosto, donde se puede comer esta especialidad y socializar con la gente del lugar. Podrías visitar la Feria del Raviol  en Scansano, Grosseto, Monterotondo, Castell'Azzara, Massa Marittima y Gavorrano.

Cacciucco a la Viareggina

Si te gustan los mariscos, ve a la costa a probar el cacciucco. Esta popular sopa de mariscos se puede encontrar principalmente en Livorno y  Viareggio, pero cada ciudad tiene su propia receta. Sin embargo, Livorno afirma ser el lugar donde se inventó el plato. El auténtico cacciucco livornese es muy denso y oscuro, con una consistencia como de guiso. Se hace con muchos tipos de pescados y moluscos, pero no con mariscos refinados. Se completan los ingredientes con ajo, pimienta y salvia.

La versión de Livorno contiene pulpo y sepia, algunos camarones mantis y diferentes tipos de peces de pequeño y mediano tamaño, económicos o sobras. El Cacciucco a la Viareggina es más ligero, hecho con un caldo rojo, no contiene salvia, y siempre está sazonado con una generosa cantidad de mariscos y pescados, dándole un sabor ligeramente dulce. Lo puedes encontrar en numerosos restaurantes a lo largo de la costa.

Cinco y cinco en Livorno
Cinque e cinque, Livorno
Cinque e cinque, Livorno

Cinco y cinco es un sándwich de Livorno hecho con pan relleno de un pastel de garbanzos, una especie de pasta de harina de garbanzos, agua, sal y aceite de oliva cocida al horno. El nombre "cinco y cinco" surgió cuando, en el pasado, la gente iba a la panadería a comprar cinco liras de pan y cinco de pastel de garbanzos.

El Cinco y cinco se sirve con un pan especial pequeño y largo llamado francesino  o un pan redondo. Condiméntalo con un poco de pimienta molida y cómetelo caliente. Uno de los lugares más famosos de la ciudad para saborear el " cinque e cinque" es cerca al hermoso Mercado Central de Livorno.

Ravioles de patatas de Mugello

Viajamos a Mugello, una localidad muy cerca de Florencia. Inmersa en la belleza de la naturaleza, esta región cuenta con varios monumentos históricos importantes, algunos de los cuales han sido declarados recientemente Patrimonio de la Humanidad por UNESCO, como la Villa de los Medici de Cafaggiolo y el Castillo de Trebbio.

Los Ravioles de patatas son una verdadera obra maestra culinaria de esta zona, ravioles suaves, cuadrados y amarillos rellenos de puré de patatas, queso, ajo y perejil. Los Ravioles de patatas se elaboran normalmente con patatas blancas cultivadas en Firenzuola, en el Alto Mugello, y se condimentan con ragú o se sirven sencillamente con aceite de oliva y limón.

Entre abril y finales de agosto, hay innumerables ferias de alimentos donde se puede probar esta especialidad local, como las de Luco di Mugello, Ronta, Panicaglia, Grezzano y Sagginale.

Testaroli y panigacci en Lunigiana
Panigacci
Panigacci

Testaroli y Panigacci son especialidades de Lunigiana, un valle aislado a lo largo de la frontera entre Liguria y Toscana. Los  Testaroli  son un tipo inusual de pasta fresca hecha con una masa sin huevo que se aplasta entre los testi  (platos especiales de hierro fundido o terracota para hornear, y por los cuales el plato recibe su nombre) como una crepe y luego se sumerge brevemente en agua hirviendo antes de servir.

La masa está hecha de nada más que agua, harina y sal. Una vez cocinados, se comen como si fuera pasta, con un pesto o una salsa de champiñones. Los puedes degustar en Pontremoli y en otras ciudades lejos de la costa. 

Los panigacci es un tipo de pan redondo sin levadura que se cocina en especiales "testi". Son crujientes y por lo general se sirven junto con embutidos y quesos. Se pueden encontrar fácilmente en varios restaurantes de Podenzana o en la Feria del Panigaccio en el mes de agosto.

Podría interesarte
Comida y vino
close
Inscríbete al boletín informativo
Todos los secretos, eventos, curiosidades y novedades directamente en tu casilla de correos