fb track
Buscar
close
Photo ©Marcel Fagin
Museo Nacional Etrusco de Chiusi
10 cosas que puede que no sepa sobre los etruscos
Curiosidades sobre una civilización aún envuelta en misterio

Durante diez siglos, entre los siglos X y I a.C., los etruscos ocuparon una vasta región correspondiente a la actual Toscana, Umbría Occidental y Lacio Centro-Norte, y también incursionaron en el norte y sur de Italia. De hecho, se han encontrado rastros de la civilización etrusca en diferentes zonas de Emilia-Romagna, Lombardía, Véneto y Campania. Este artículo presenta 10 cosas que tal vez no sepa sobre los etruscos, un pueblo del que todo el mundo ha oído hablar al menos una vez en su vida, pero que pocos de nosotros han tenido el tiempo de descubrir realmente.

El enigma de los orígenes
Área Arqueológica de Roselle
Área Arqueológica de Roselle- Credit:  Marcel Fagin

¿De dónde venían los etruscos? Después de años de suposiciones -durante los cuales se pensaba que los etruscos venían del Norte, del Este, quizás del Mar Egeo- hoy tenemos respuestas fiables. Las excavaciones arqueológicas han demostrado que los etruscos descienden de la civilización de Villanova, una población ya presente en Italia en la Edad del Hierro que cambió de hábitos tras el contacto con los griegos, y que desembarcó en la península italiana en el año 750 a.C. Es muy probable que del encuentro de estas dos culturas haya nacido la civilización etrusca.

Etruria, el mayor yacimiento de hierro del Mediterráneo occidental

Los etruscos poseían los mayores yacimientos de hierro de todo el Mediterráneo Occidental, como la isla de Elba, y tenían la capacidad de explotar este valioso recurso. De hecho, los arqueólogos han encontrado grandes hornos de arcilla alimentados con carbón y grandes fuelles que se utilizaban para atizar continuamente la llama. Sin embargo, el esqueleto de un minero etrusco encontrado en Populonia revela que las condiciones de trabajo de la época eran muy duras: sus huesos están consumidos por la artrosis, deformados por el esfuerzo físico, y muestran signos de un tumor provocado por el humo y el polvo.

Objetos de la vida cotidiana que siguen siendo actuales
Museo Arqueológico Nacional de Chiusi
Museo Arqueológico Nacional de Chiusi- Credit:  Marcel Fagin

Los sitios excavados y las tumbas han revelado muchos objetos de la vida cotidiana de los etruscos. Entre ellos hay objetos que todavía se utilizan en la actualidad. De hecho, los arqueólogos han encontrado una estufa para apoyar sobre las brasas y para colocar encima las ollas de barro, antepasada de las actuales cocinas de gas; un paraguas utilizado durante las ceremonias para protegerse del sol, del que se conservó la estructura completa; decenas de monedas, entre las primeras que se acuñan y se utilizan en Italia, e incluso prótesis de oro encontradas en los dientes etruscos para sostener los dientes postizos, dentaduras postizas ante litteram. El Museo Nacional Etrusco de Chiusi permite una auténtica inmersión en las costumbres y tradiciones de la época. Caminar por sus habitaciones, repletas de esculturas, jarrones, platos, espejos, joyas, urnas funerarias y herramientas diversas, es una buena manera de entender cuál fue el significado de la vida (y la muerte) para esta rica civilización.

La moda etrusca, fuente de inspiración para los romanos

En la civilización etrusca, la vestimenta masculina se basaba en dos prendas básicas: la túnica y el manto, enriquecidas con motivos de cuadros y rombos, decoraciones doradas y colores vivos. Los romanos también se inspiraron en la vestimenta etrusca: la toga parece ser descendiente directa de la tebenna, una de las capas etruscas más populares.

Mujeres etruscas, libres y emancipadas
Museo Cívico de Montepulciano, sección arqueológica
Museo Cívico de Montepulciano, sección arqueológica- Credit:  Laura Morelli

A diferencia del mundo griego y romano, las mujeres etruscas pasaban gran parte de su tiempo fuera del hogar. Las inscripciones encontradas nos han transmitido algunos de sus nombres: Velelia, Anthaia, Thania, Larthia, Tita, Nuzinai, Ramutha, Velthura, Thesathei. Libres y emancipadas, las mujeres etruscas participaban en la vida pública, sabían leer, tenían actividades comerciales y objetos propios. En un búcaro (pequeño recipiente para alimentos), conservado en el Museo Gregoriano Etrusco, en los Museos Vaticanos, leemos por ejemplo: "Mi ramuthas kansinaia, es decir, "Soy de Ramutha Kansinai". La dueña del jarrón, una mujer, se identifica aquí por su nombre y apellido. Imaginemos a estas mujeres caminando elegantemente por las calles de la antigua Roselle, hoy un importante sitio arqueológico del municipio de Grosseto. Podemos evocarlas hablando entre ellas mientras van desde la fuente, por la calle de acceso a la ciudad, hasta el foro, el centro neurálgico de la comunidad.

 Los jarrones y vasijas que se encuentran en las diversas tumbas - como la Tumba del León y la de la Peregrina, la Tumba del Mono o la del Cerro dispuestas a lo largo del camino que conduce al lago de Chiusi - nos permiten comprender cómo se maquillaban las grandes damas etruscas. Sabemos que su estuche de belleza estaba bien surtido, con cremas, ungüentos, perfumes, barras de labios y sombras de ojos. Las mujeres etruscas de clase alta preparaban máscaras de belleza muy hidratantes con harina de cebada, lentejas y bulbos de narciso. Para dar brillo a la piel, también utilizaban aceite de oliva esparcido por el cuerpo y luego recogido con un estrígil. Las barras de labios de la época estaban hechas con algas marinas o moras y, para los ojos, había sombras extraídas de las flores de azafrán. El cabello, recogido en largas trenzas sujetadas por un anillo, podía volverse más rubio mediante el uso de tintes, ya documentados en esa época. A partir del siglo VI a.C., los etruscos podían apreciar el resultado de su maquillaje sobre espejos de bronce bruñido.

Los etruscos: un pueblo de baja estatura

Por los huesos encontrados en las numerosas tumbas de la antigua Etruria, sabemos que los etruscos eran un pueblo de baja estatura: las mujeres medían alrededor de un metro cincuenta y cinco, y los hombres, un metro sesenta.

El vino etrusco: una receta especial
Vino con miel, flores y especias
Vino con miel, flores y especias- Credit:  Stefano Cannas

En el mundo de los etruscos, el banquete permitía fortalecer los lazos de los clanes principescos y mostrar a los demás su riqueza. Después de una abundante comida de carnes, sopas de cereales, frutas de temporada y frutos secos, se preparaba el vino que se servía en la segunda fase del banquete. Sin embargo, la receta del vino etrusco podría sorprender nuestros paladares. Era en realidad un vino denso como la miel, que se mezclaba con agua y se enriquecía con especias, flores, extractos de plantas, e incluso.... ¡queso rallado! En una sala de la bodega Rocca di Frassinello, en Gavorrano (Grosseto), se conservan algunos de los objetos necesarios para la preparación y el almacenamiento del vino etrusco. Entre ellos, un magnífico estamno hecho y pintado en Atenas alrededor del año 480 a.C. Procede de la necrópolis etrusca de San Germano, parte del área arqueológica de Rocca di Frassinello.

Vulca, el único artista etrusco cuyo nombre conocemos

Si bien el arte etrusco se exhibe en museos de todo el mundo, los autores de estas obras maestras permanecen sumergidos en el misterio. Sólo hay un artista etrusco cuyo nombre ha llegado hasta nuestros días: Vulca, escultor del siglo VI a.C. Según Plinio el Viejo, Vulca trabajó para el rey de Roma Tarquinio Prisco, quien le encargó una estatua de Júpiter, y para el Santuario de Portonaccio en Veio, donde hizo el maravilloso Apolo que ahora se encuentra en el Museo Nacional Etrusco de Villa Giulia, en Roma.

El misterio de la lengua etrusca
Inscripciones etruscas, Ciudad subterránea de Chiusi
Inscripciones etruscas, Ciudad subterránea de Chiusi- Credit:  Marcel Fagin

A diferencia de los griegos y los romanos, los etruscos no nos han dejado poemas, memorias, relatos históricos o narraciones. Para conocer su lengua, de la que queda mucho por descubrir, sólo tenemos fragmentos. La mayoría de los 10.000 documentos en lengua etrusca que nos han llegado son inscripciones repetitivas en las que simplemente se recuerdan los nombres propios de dueños de objetos o de personas fallecidas. ¿Qué sabemos del lenguaje de los etruscos? Gracias a documentos valiosos como las placas de oro colocadas en el templo de Pyrgi, la frase grabada en el Hito de Perugia, las celebraciones prescritas en la Tabula capuana y la Tabula cortonensis, sabemos que los etruscos escribían de derecha a izquierda utilizando los caracteres del alfabeto griego. Durante siglos, el etrusco fue el equivalente del inglés en muchas regiones de Italia, porque se superponía a las distintas lenguas locales.

El fin de los etruscos

¿Por qué, en cierto momento, los etruscos desaparecieron para siempre? La civilización etrusca acabó por razones militares, económicas y sociales que se produjeron durante un largo período de tiempo. Después de expulsar en el año 509 a.C. a Tarquinio el Magnífico, último rey de origen etrusco, Roma se convirtió en una república independiente y ocupó a su vez las tierras de Etruria. En el año 396 a.C., la ciudad de Veio fue destruida por los romanos y, hacia el año 100 a.C., la lengua y la escritura etrusca habían desaparecido por completo. Los etruscos no se evaporaron en el aire, ya que nadie los exterminó. Su civilización cambió gradualmente de idioma y cultura, fusionándose con la romana. Por eso, hasta el día de hoy, muchos de nosotros tenemos sangre etrusca que corre por nuestras venas.

Podría interesarte
trip_origin Etruscos
close
Inscríbete al boletín informativo
Todos los secretos, eventos, curiosidades y novedades directamente en tu casilla de correos